Evita que hackeen tu cuenta de correo electrónico.

No se trata de una broma. Vas a tu dispositivo, quieres leer tus correos pero… no puedes. No tienes acceso a tu propia cuenta de correo. ¿Qué ha pasado? Pues que te la han hackeado, es decir que te la han robado.

¿Sabías que tu cuenta de correo electrónico puede ser muy interesante para otros?

Muchos ciberdelincuentes buscan la manera de colarse en tu email y desde luego no lo hacen por una buena causa. Son varios los motivos por los que alguien puede querer meterse en tu correo electrónico. La primera de ellas será tener acceso a todos tus datos.

A veces estos hackers piden dinero a modo de rescate para devolver el control del email. Pensarás que por qué pagar un “rescate”. Pero esto puede ponerte en una situación complicada llegando a ser realmente delicado a nivel personal o incluso a nivel profesional si tienes un trabajo como directivo de una empresa, vives de tu imagen, etc.

Ten en cuenta la cantidad de información que envías y recibes todos los días: tus contactos, fotos y vídeos personales, facturas, compras, documentos, intercambio de emails privados, notificaciones de cambios de contraseñas de acceso al banco…

Otro de los motivos importantes para acceder y tomar el control de tu correo es realizar envíos masivos de “malware”. A través de tu agenda de contactos un hacker puede enviar cualquier tipo de virus. Y tus contactos no dudarán en abrir un correo de un remitente conocido. Una vez abierto ese correo malicioso el daño ya está hecho y en pleno proceso de expansión.

En ocasiones el hacker busca algo concreto que puede estar en tu correo y lo “disfraza” de un ataque mayor.

Un hacker puede “robar” tu correo electrónico consiguiendo tu contraseña (esto va también por las cuentas de redes sociales), de muchas formas. La primera de todas es la más sencilla, cualquiera puede ver lo que tecleas. Ten cuidado con los mirones impertinentes. Otra manera de acceder a tu correo es a través de un teclado virtual llamado Keylogger.

Las wifis gratuitas suelen ser otra puerta de entrada a intrusos.

Procura ser cuidadoso con las webs que visitas, te pueden estar colando algún “malware” tipo troyano: páginas porno, juegos online, páginas de descargas, aplicaciones gratuitas desconocidas, etc. Nunca des tus datos en ninguna web desconocida y que no sea oficial.

Si necesitas un antivirus, te recomendamos Bitdefender TOTAL SECURITY 2018. No dudes en pulsar en la imagen para contactar con nosotros y te ayudaremos.

Proteger tu email frente a ciberdelincuentes es muy importante: lo primero que puedes hacer es activar en la configuración de tu cuenta opciones que aumenten su seguridad como el sistema de comprobación en dos pasos si te logas desde un dispositivo que no es tuyo habitual o una buena clave (password) que incluya cifras y letras. Y por supuesto un buen antivirus.

Los hackers aprovechan las vulnerabilidades de muchas aplicaciones y de los escasos sistemas de seguridad de las conexiones particulares.

Un antivirus refuerza los débiles sistemas de seguridad de particulares. El antivirus está diseñado para proteger tu identidad impidiendo a cualquier intruso el acceso a tus datos y a otra información sensible como información bancaria o correos privados, etc.

Un buen antivirus te protege, además, de amenazas tipo “ransomware”, un software que restringe parcial o totalmente el acceso a tus datos o a ciertos archivos para pedirte un rescate. Si tienes hijos podrán navegar de forma segura gracias al control parental, y tú podrás disponer de copias de seguridad de todos tus archivos. Y lo más importante, podrás navegar, jugar o comprar seguro en todos tus dispositivos ya sea tu ordenador de sobremesa, portátil, tablet o smartphone.

Recuerda que una intromisión en tu correo electrónico no solo puede suponer una vulneración de tu vida privada, también puede costarte dinero y crear los mismos problemas a tus contactos.